Ver en español  italia  brasil cataluña

Noticias

JAYAL, la Imaginación creadora:El sufismo como fuente de inspiración

 

Casa Árabe Madrid

Casa Árabe Granada

Tres Culturas Murcia

Casa Árabe Madrid

sem feb 2014

TEMAS DE LA OBRA DE IBN ARABI

Las obras que he escrito nunca han tenido una serie de objetivos, como las de otros escritores. Los destellos de inspiración divina solían sobrevenirme de repente y casi desbordarme, de modo que yo sólo podía expresarlos al poner en papel lo que me revelaban. Si mis obras muestran cualquier forma de composición, tal forma es involuntaria. Por orden de Dios escribí algunas obras que me llegaron mientras dormía o mediante una revelación mística...

En términos generales, las obras de Ibn Arabi están relacionadas con la realidad divina y con la experiencia que los seres humanos tienen de ella. En la cita anterior, el autor hace hincapié en que lo que escribió no fue una iniciativa personal. Puede decirse que las ideas que transmite no pueden reducirse a un sistema, y que, en este sentido, no hay una manera definitiva de seleccionar y abordar los temas que se plasman en sus obras.

Se han hecho muchos estudios y comentarios acerca de su obra desde la época del gran discípulo de Ibn Arabi, Sadr ad-Din Qunawi, quien respondió a las peticiones de ayuda de la gente que quería entender la obra de Ibn Arabi Fusûs al-hikam (Los engarces de las sabidurías). Un excelente ejemplo de esto es la introducción a una traducción otomana del siglo XVIII de esta obra, traducida al inglés por Bulent Rauf. Esta introducción tiene doce secciones llamadas 'orígenes' (usûl), algunas de ellas son por ejemplo: Origen tercero que explica los Nombres y Cualidades de Dios, cuarto Origen que trata sobre al-a'yân at-tâbita (entidades inmutables), el Origen número diez  es una explicación sobre el hecho de que la estación del Amor es más grande que cualquier otra estación.

En el siglo XX, William Chittick ha publicado dos grandes estudios basados en selecciones de al-Futûhât al-makkiyya (Las iluminaciones de La Meca), una obra que a menudo ha sido citada por los estudiosos, pero que no ha dado lugar a muchos comentarios. Estos estudios son una investigación de ciertas áreas o aspectos de Futûhât y un intento de transmitir los temas que recorren la obra en palabras del propio Ibn Arabi. En estos libros, organizó los fragmentos bajo seis títulos: los nombres de Dios, la existencia y la inexistencia, la trascendencia y la inmanencia, los modos del conocimiento, la perfección humana y el barzaj o 'istmo'.

Quizás lo más importante que haya que decir es que aunque existen temas claros, reconocibles, que recorren todas las obras de Ibn Arabi, su variedad es interminable, sobre todo si se los considera en profundidad.